ELECCIONES GRIEGAS

Elecciones griegas: CCOO pide que cese el chantaje contra la democracia y se respete el voto de la ciudadanía

Las declaraciones de algunos dirigentes nacionales y la intolerable campaña de intimidación y miedo urdida por las autoridades alemanas contra Syriza, viene a confirmar que para algunos sectores la democracia “tiene sus límites”

CCOO exige que se deje votar a los griegos en libertad

La Dirección Confederal de CCOO ha hecho pública una declaración en la que expresa su rechazo a la campaña de intimidación y miedo urdida por las autoridades alemanas y otros dirigentes políticos conservadores en medio de la campaña de las elecciones griegas, que tendrán lugar el 25 de enero. “Es urgente que cese el chantaje contra la democracia y se respete el voto de la ciudadanía. Agitar la estrategia del miedo es incompatible con la libertad”, ha advertido CCOO.

Parece que algunos sectores de la política europea, de acusado signo conservador, tienen una particular concepción de la democracia. “Si el voto ciudadano refrenda las políticas de austeridad y recortes, es todo un ejemplo de madurez y sabiduría popular; si por el contrario, el voto confirma los deseos de cambio, la democracia falla. No. Hay que decir de una vez por todas, que la democracia no se sirve a la carta, y que CONTRA  la democracia nada es admisible”, denuncia CCOO.

Desde que se confirmó la falta de apoyo parlamentario al Gobierno de Samaras y el anuncio de elecciones para el 25 de enero, no han cesado las advertencias, declaraciones,  y relatos fabulados contra un posible triunfo electoral de la coalición de izquierdas en Grecia, Syriza. Las filtraciones informativas con sede en Berlín, según las cuales Grecia tendría que salir del euro si gana la coalición de Tsipras, y las constantes amenazas ante las consecuencias del fin de la austeridad, constituyen un depurado tratado de la infamia, para tratar de torcer la voluntad del electorado heleno. “Hemos leído y analizado las propuestas políticas de Syriza, y más allá del análisis detallado que nos merecen, en ningún caso sugieren la salida del euro, sino su rescate, a la vez que indican la necesidad de un acuerdo europeo para una moratoria de la deuda con el fin de dirigir los recursos disponibles hacia el crecimiento.  El propio movimiento sindical, la CES, lleva tiempo exigiendo un Plan de Inversiones para invertir el 2% del PIB europeo en los próximos 10 años y crear 11 millones de empleos.

Pero cabe preguntarse: ¿la salida del euro –que CCOO rechaza y la propia Syriza también- no puede someterse a la consideración de la ciudadanía? Es la ley suprema de la democracia, y en consecuencia, todos estamos obligados a respetarla aunque no estemos de acuerdo.
Por tanto, la Dirección Confederal de CCOO exige que cese esta campaña de acoso y chantaje, y se deje a las griegas y a los griegos votar en paz y libertad.